Support
Red Ambiental Córdoba - Arroparnos arropeando. Cuidados entre hermanas-compañeres mientras cocinamos redes sanadoras

Novedades ambientales que importan

Cuando la información se organiza, surgen las ideas importantes

Arroparnos arropeando. Cuidados entre hermanas-compañeres mientras cocinamos redes sanadoras

Convocades por los frutos del chañar, esos frutos dulces y sabrosos que no estamos acostumbrades a comer en la ciudad, nos reunimos en los primeros días del año 2021 para hacer arrope.

Hermosa tarde de enero, en plena zona sur de la ciudad. Esa parte de Córdoba donde respiramos los gases tóxicos emanados por la fábrica de bioetanol Porta Hnos., empresa abanderada del modelo enfermante del agronegocio. Rebelándonos a esta monocultura que invisibiliza todas las formas otras de vivir, alimentarnos y sanar, compartiendo saberes y (re)entramándonos en comunidad, retomamos nuevas-viejas formas de aprovechar los frutos de chañar, que ofreció une compañere en la Red Feminista de Trueque y con los que, por esas ca(u)s(u)alidades de la vida, pudimos encontrarnos. 

Comenzamos re-encontrándonos luego de muchos meses sin vernos, con distancia, pero no por eso aisladas. Pusimos sobre la mesa algunos yuyos, licores y tortas que preparamos para la ocasión de vernos. Calentamos agua para cebar varios mates.

Fig. 1. Seleccionando los frutos
Fig. 1. Seleccionando los frutos

Pero… ¿Qué es el arrope? El arrope es ese jarabe espeso que puede hacerse re-cocinando diversos frutos como la algarroba, el mistol, el piquillín, el chañar... y sin el agregado de azúcar extra, es decir que se reconcentran los azúcares propios de la fruta utilizada. Además, de un riquísimo postre, los arropes son medicinales, como el de chañar que se usa para aliviar la tos. 

Seguimos dos recetas y las complementamos: por un lado, el modo de hacer que hemos vivido en algunas oportunidades campo-adentro, que solemos llamar “modo tradicional”. En esta forma de preparar el arrope, los frutos se lavan un poquito para quitarles la tierra y se ponen a hervir, por lo menos 2 horas. Así, se ablandan y se suelta la pulpa que es la que posee los azúcares sabrosos. Luego de enfriar un poco, se “chaguan” (imagínense esta palabra con un gestito amoroso de manos generosas que aprietan fuerte los frutitos). Luego de este estrujado, se pasa la pasta acuosa resultante por un colador y el líquido obtenido se filtra con un lienzo para, por último, hervirlo varias horas hasta espesar y obtener la consistencia de jarabe (para conocer mejor esta modo de hacer, te dejamos aquí una cartilla). Por otro lado, otra modalidad de cocción de arrope es la que aprendimos de Ceci Galasse de la Reserva Semilla Madre y Nati De Luca, querides compañeres educadorxs-hacedorxs de, entre otras cosas relacionadas al cuidado del monte, plantines de arbolitos nativos. Elles nos convidaron la opción de un arrope en el cual las semillas se preservan para germinar, porque claro, cuando une hierve los frutos enteros como ocurre en la forma de elaboración "tradicional" ya relatada, la posibilidad de plantar esas semillas se extingue y, con ella, la posibilidad de reforestar el bosque. Para poder disfrutar de un arrope y luego propagar los chañares, se propone separar manualmente la pulpa de los carozos (que por dentro tienen las semillas) como se muestra en la figura 2. Los carozos (detalle en la figura 3) se ponen a secar (nunca al sol), y se siguen los pasos que Nati relata (buscalos en su facebook o en su hermoso libro “Manual de Cultivo y Forestación con Especies Nativas”). La pulpa se pone a hervir y se siguen los pasos ya mencionados (chaguado-colado-filtrado-hervido final, figuras 4 y 5). Además, con la pulpa que queda en el filtro se puede hacer una torta exquisita (encontrá la receta guía al final de este artículo)!! 

  

Fig. 2. Separando los carozos de la pulpa (izquierda: frutos enteros, centro: piel y pulpa retirados manualmente, derecha: carozos)
Fig. 2. Separando los carozos de la pulpa (izquierda: frutos enteros, centro: piel y pulpa retirados manualmente, derecha: carozos)
 
Detalle de los carozos que contienen las semillas para sembrar
Fig. 3. Detalle de los carozos que contienen las semillas para sembrar

 

Fig. 4. Pulpa hirviendo
Fig. 4. Pulpa hirviendo (en esta foto también se ven frutos enteros hirviendo en la olla)

 

Al día siguiente, prosiguió la cocción… oportunidad que nos permite seguir reflexionando en nuestras formas de re-existencia. En cómo vamos construyendo cotidianamente, junto a otres, los otros mundos posibles. Y decimos “posibles” porque justamente ya “están allí”. Para cosechar la agroecología, sembrar lo nuevo no es lo único necesario… Invitamos también a cuidar y aprovechar, lo que ya existe, lo que nace a nuestro alrededor. Y bajar mil cambios citadinos, callarnos por un momento, y escuchar lo que las personas sabias y el bosque nativo quieren compartirnos. Con esto queremos invitarles, a todes a zambullirse en esta aventura de aprender, preguntar, investigar, observar, oír, sentir, pensar, sobre las bondades y la potencia alimenticia, medicinal, vital de los seres-plantas que vemos todos los días, para así poder tejer, de-construir, re-construir y re-conectarnos con la trama de la vida. 

 

Fig. 5. Hervido final del líquido
Fig. 5. Hervido final del líquido

 

 Fig. 6. Arrope de chañar listo

Fig. 6. Arrope de chañar listo para seguir compartiendo

 

 Arroperes: Mariana Baldauf, Nadia Lavroff, Melina Casih, Dina Barrionuevo, Sandra Bustamante, Jorgelina Cristina Ullúa “Coca”, Indiana Peña Casih, Gabriela Machado, Valentina Saur Palmieri

Texto: Valentina Saur Palmieri

Aportes compañeres: Manuel Zeballos, Mariana Baldauf, Alfonsina Gregorio

 

 


 

Receta de torta de chañar

Esta es una guía para la preparación, hacele las modificaciones que quieras y después nos contás qué tal te quedó!! 

      Ingredientes (Mejor si usamos productos agroecológicos, así fomentamos la no explotación de los territorios y las personas, la tierra en muchas manos y el no uso de agrotóxicos)

  • 2 huevos
  • 175 cm3 de aceite
  • 300 cm3 de leche
  • 180 g azúcar
  • 320 g de harina de trigo
  • 3 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1 taza y media de pulpa de chañar (la que quedó en el filtro de hacer arrope; si se usa pulpa cruda, quizás se debe restar azúcar). 

      Preparación

  • Batimos los huevos, la leche, el aceite, el azúcar y la pulpa de chañar (nosotres usamos licuadora y quedó espectacular)
  • Agregar la harina y el polvo de hornear (mejor si son tamizados). Mezclar con cuchara, sin batir, hasta homogeneizar.
  • Colocar en una fuente enmantecada y enharinada y cocinar 40 minutos en horno moderado (180°), hasta que introduciendo un palillo salga sequito. 

  

Fig. 7. Licuado de los ingredientes húmedo y la pulpa de chañar
Fig. 7. Licuado de los ingredientes húmedo y la pulpa de chañar
Fig. 8. Así queda la mezcla luego de incorporar el harina y polvo de hornear.
Fig. 8. Así queda la mezcla luego de incorporar el harina y polvo de hornear.

 

 Fig. 9. A disfrutar la torta entre todesy seguir apostando a la agroecología y la soberanía alimentaria!

Fig. 9. A disfrutar la torta entre todes y seguir apostando a la agroecología y la soberanía alimentaria!

 

Bosque Nativo, Ecología, Educación Ecológica, Agroecología, Plantas Comestibles , Soberanía Alimentaria

  • Visto: 355

Somos lo que respiramos

Red Ambiental Córdoba 2018-2019.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Diseñado por Asamblea En Defensa Del Ambiente de Córdoba.